Me gusta… Pensarte.

Me gusta no pensar en ti, me duele, me lastima.
Un amigo siempre me dice: “Deja que el dolor duela lo que tenga que doler, para que la herida sane como debe”; a veces quisiera que el dolor se vaya sin piedad de mí y me deje en paz. Si la herida no sana como debe, sino cuando quiere… ¿Qué pasará cuando ya no quiera que me duela dolerte?

El amor es hermoso, es una de las mejores experiencias que ser humano pueda vivir, nada comparable con lo vivido durante la estadía romántica.

No niego que me gusta no pensarte, también que me extraña no tenerte entre mis pensamientos, pero me duele menos no llevarte aquí, aunque duele más no estar contigo.

Me duele pensar, me dueles pensarte, me dicen que debo sanarte con el tiempo. Cuando vienes, lo haces como una ráfaga de fuego, quemándome por dentro.

También me hace falta pensarte.

Una Carta A Mano

Mis manos extrañan escribirte,
No sólo una carta,
Sino también en tu piel,
Tu piel de mujer.

Una carta a mano,
Haciendo de ti el mejor regalo para mis ojos,
Un regalo único para mis dedos,
Uno que mis labios no olvidarán.

Te quiero escribir con mi tinta,
Quiero ser quien te escriba siempre,
Que recibas mi tinta en tu piel,
Adentro, afuera y en cada parte de ti.

Con mis manos,
Escribirte,
Con mi tinta,
Dejar mi sello.

Me Pregunto

Me pregunto si algún día te esconderías al verme de lejos, o simplemente me dejarás entender que todo ha sido superado, y que eres feliz con tu vida.
Me pregunto si podremos hablar nueva vez, de frente, con los miedos de siempre.
Me pregunto si estás feliz como pienso, o mucho mejor.
Me pregunto si piensas en mí.
Me pregunto si piensas en el nosotros.
Me pregunto si solo fui un escape.
Me pregunto si soy de importancia en tu vida.
Me pregunto si creíste en lo que sentiste conmigo.
Tal parece que me pregunto mucho y nadie me responde, ni siquiera el silencio, tampoco el ruido alrededor… Nadie, solamente tú, tiene todas las respuestas… Sin saber si serán respondidas.

El Silencio Cobarde

Muchas veces callamos para no lastimar, otras para fortalecer nuestras palabras al momento de darle un uso adecuado, en ocasiones, callamos porque somos cobardes, y ese silencio lastima que cualquier otro que podamos recurrir para excusarnos.

El silencio cobarde es el que no permite decirnos de frente lo que debemos escuchar, porque tenemos la falsa percepción de que haremos daño, sin darnos cuenta de que el primer daño es a nosotros mismos.

El silencio cobarde deja de callar cuando nos cansamos de ignorarle, y nuestro interior recurre a la presión para sentirse libre, y decir todo lo que debimos decir cuando tenía que decirse.

El silencio cobarde abunda en las personas con mucho miedo a ser abiertos y lastimados por un pasado remotamente fuera de contexto de tu situación actual, pero en esas personas aferradas a un pasado aislado.

El silencio cobarde no se justifica, solamente se adquiere con el tiempo… El miedo es el dueño de quien lo justifica para sentirse seguro de sí. El silencio cobarde… ¡Qué maldito silencio asesino!

El silencio cobarde consume, odia, y ese odio es hacia si misma, no te deja ver ni luchar un poco más allá… Es un silencio que ata y te hace mentir.

El silencio cobarde… El silencio de los mentirosos.

Tienes Razón

No existe mayor éxtasis en el ser humano que el estar enamorado, aunque éste diga que no tiene amor para dar, eso motiva dos veces a una persona.
Cuando estamos enamorados, somos capaces de tolerar, de conversar, de callar cuando en realidad deseamos hablar… El amor es una situación hermosa del ser humano.
Y sí, tienes razón… Razón a odiar cuando termina todo; razón a callar cuando no sabes porqué; razón a llorar porque reír es una utopía; razón a no tener razón, porque con el sentimiento roto, se es difícil asimilar una realidad dolorosa.
Y sí, tienes razón a no pensar en ello cuando no es a ti cuando te rompen el amor.

¡Felicidades Marce!

No todos los días se cumple años, por ende quiero dejar algunos pensamientos de @LaCabronice quien hoy está de fiesta.

Son escritos con el mejor sentido del humor posible y con orientación a siempre decir la verdad con su sello característico.

Un Tal Forastero que es de todos

A través de las redes sociales, en especial Twitter, podemos conocer a muchas personas, su forma de ser, aunque digan que son un personaje, de algún modo u otro, sale la persona que publica los tuits o pensamientos.

Hoy, está de fiesta una de las personas, que aunque no nos hemos visto en persona, goza de un respeto y admiración; no sólo por lo que escribe, sino que se percibe ser alguien cálido en cuanto a la familia y de sinceridad llana.

Les dejo algunas de sus letras o pensamientos muy queridos por tantas personas.